Estoy bien aquí, en mi nube...

apuntes (21) Aragón (1) bienvenida (1) Blas de Otero (1) boom (1) Borges (1) Buero Vallejo (5) Buñuel (2) Cela (2) Cervantes (1) Chacel (2) Champourcino (1) cine y literatura (4) comentario (6) complementarias (2) congresos (1) Cortázar (2) cpred (1) curso 12-13 (1) curso 13-14 (10) curso 15-16 (18) Dalí (2) Darío (2) desarrollar un tema (2) descargas (1) documentales (2) efemérides (2) El tragaluz (2) escritores (1) escritura automática (1) escritura creativa (3) esperpento (1) exposición (5) expresión oral (2) flamenco (2) Generación del 27 (4) Generación del 98 (3) Gil-Roësset (1) incio de curso (1) Juan Ramón Jiménez (7) La fundación (2) la mitad invisible (1) lassinsombrero (1) lectura (2) lengua (2) León (1) literatura (19) Lorca (20) Los cachorros (1) Los santos inocentes (2) Machado (7) Mallo (1) matemáticas (1) Méndez (1) Miguel Delibes (8) modernismo (9) música (2) narrativa (2) narrativa hispoanoamericana (6) noticias (1) NOVEDADES EDITORIALES (1) novela (3) novela española (8) novela española trabajo en equipo (2) oración compuesta (4) papiroflexia (1) Participación estudiantil (3) Paula Ortiz (2) pintura (1) poemas (1) poemas musicados (1) poesía (26) posguerra (4) proyectos (1) realismo (2) repaso (2) rock (1) Romancero gitano (11) Rubén Darío (1) Sánchez Ferlosio (1) se (2) selectividad (1) sintaxis (6) teatro (11) teatro literatura (1) texto argumentativo (1) texto expositivo (1) textos (5) TIC (13) tipología textual (1) trabajo (2) trabajo en equipo (12) Valle-Inclán (2) vanguardias (9) Vargas Llosa (5) Zambrano (1)

29 nov. 2011

"Anoche cuando dormía, soñé, ¡bendita ilusión!"

Navegando por Internet he encontrado un buen comentario del poema de Machado. Es fundamental el empleo de símbolos, como bien visteis muchos. Especialmente interesante, como me ha apuntado una compañera, es el hecho de que todo sea un sueño, una búsqueda frustrada de Dios (recordad otros títulos, como el de Juan Ramón Jiménez: Dios deseado y deseante) La colmena, formada por galerías habitadas por abejas, son también frecuentes en Machado: escapa a Soria por galerías del alma y utiliza el término para renombrar su obra Soledades. Disponemos las cuartetas según su estructura temática (cuatro partes):

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una fontana fluía
dentro de mi corazón.
Di, ¿por qué acequia escondida,
agua, vienes a mí,
manantial de nueva vida
de donde nunca bebí?

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que una colmena tenía
dentro de mi corazón;
y las doradas abejas
iban fabricando en él,
con las amarguras viejas,
blanca cera y dulce miel.

Anoche cuando dormía,
soñé, ¡bendita ilusión!,
que un ardiente sol lucía
dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba
calores de rojo hogar,
y era sol porque alumbraba
y porque hacía llorar.

Anoche cuando dormía
soñé, ¡bendita ilusión!,
que era Dios lo que tenía
dentro de mi corazón
.

--------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios:

Publicar un comentario